11 consejos para limpiar las superficies de acero

Quita manchas y suciedad del acero inoxidable

La vida está llena de problemas.

Tu nueva cocina de diseño de acero inoxidable es un desastre de grasa quemada y de huellas dactilares. La empresa constructora ha ensuciado de pintura y yeso las elegantes fachadas recubiertas de acero de tu apartamento.
Las ollas que te han costado un ojo de la cara son manchadas de café o arruinadas por el calor.
El jardinero se olvidó unas tenazas en acero al carbono encima de la mesa de jardin de tu casa de playa, y la herrumbre ha manchado la superficie en acero inoxidable.
Estas cosas pasan a todo el mundo todo el tiempo.

No temas!

Por suerte, las superficies de acero inoxidable son muy resistentes a las manchas y al deterioro. Por esta razón son utilizadas en ambientes hostiles y extremos, tanto en casa como en la industria. Cuencos, cocinas industriales, tanques, mobiliario urbano, herramientas de trabajo son expuestos a suciedad, pintura, grasa, calor, y agentes atmosféricos. Estos ataques cotidianos pueden dañar a la apariencia del acero inoxidable. No tengas miedo: en la mayoría de los casos hay una solución fácil, rápida y barata.

Limpieza diaria de suciedad ligera

Usa jabón o detergente, o una solución al 1% de amoníaco y agua caliente. Aplicar con un trapo suave o una esponja limpia, enjuagar con agua limpia y secar bien.

 

Limpiar las huellas dactilares del acero

Como arriba, detergente y agua caliente. Con marcas tenaces puedes usar solventes como alcohol o acetona. En el mercado también existen productos específicos que reducen las marcas de huellas dactilares.

quitar sustancias grasientas acero inoxidable

Manchas de aceite y grasa

Para eliminar las trazas de sustancias oleosas se pueden utilizar disolventes tales como alcohol etílico, alcohol isopropílico o acetona. En superficies que no entran en contacto directo con los alimentos, también se pueden utilizar detergentes alcalinos.

Suciedad tenaz, descoloramiento, manchas de agua, oxidación

Utiliza detergentes suaves y no abrasivos. Aplica con un paño o una esponja y enjuaga con agua limpia. Evita las pastas abrasivas y los productos que contienen cloro. Puedes también utilizar detergentes en crema con carbonato de calcio o ácido cítrico.

quitar manchas cal acero inoxidable

Quitar pintura y tinta del acero

Aplica disolvente o diluyente específico, según la pintura. Puedes usar un cepillo de nailon o con cerdas suaves en superficies con relieve o decoraciones. Sigue las indicaciones del productor.

limpiar grasa quemada acero

Comida quemada o carbonizada

Deja en remojo en agua hirviendo y amoníaco diluido o detergente. Quita la suciedad del acero con un cepillo con cerdas de nailon y limpiador abrasivo. Repite si necesario, y luego limpia con agua y jabón. Atención: los abrasivos pueden rayar las superficies pulidas!

Manchas de té y de café

Para eliminar las manchas de té del acero inoxidable, deja en remojo con agua caliente y carbonato de sodio (barrilla o soda Solvay). Para las manchas de café usa agua caliente y bicarbonato de sodio. Estas soluciones también pueden aplicarse con un paño suave o una esponja. Enjuaga con agua limpia.

eliminar suciedad acero inoxidable

Incrustaciones de cal, de cemento o de yeso

Aplica una solución de agua caliente y ácido fosfórico al 10/15% en volumen. Neutraliza con amoníaco diluida, enjuaga con agua limpia y seca.
Para quitar las manchas de cal también puedes usar una parte de vinagre en tres partes de agua. Limpia con un cepillo con cerdas de nailon. En el mercado se encuentran también productos detergentes específicos. Ten mucho cuidado si, para quitar las manchas de yeso del acero, utilizas productos a base de ácido clorhídrico.
Para evitar las manchas de agua, no dejes gotas, sobre todo si el agua del grifo es muy dura y tiene muchos minerales. Puedes utilizar un secador o papel de cocina.

Marcas de calentamiento o fuerte descoloramiento

Puedes utilizar cremas no abrasivas detergentes o abrillantadoras, como el pulidor para los coches. Las cremas están bien para la mayoria de los acabados, pero ten cuidado con las superficies muy pulidas porque pueden dejar rasguños. Si el acero no es pulido, puedes usar una esponja abrasiva. Utilizar en el sentido del acabado y no en cruz.

 

Limpiar acero inoxidable con suciedad incrustada

Usa pasta abrasiva fina como las que se utilizan para las carrocerías de los coches, y luego enjuaga y seca. Ten cuidado porque las superficies satinadas podrían volverse un poco pulidas. Por esta razón podrías tener que tratar a toda la superficie y no solo a la zona ensuciada, para que no se note la diferencia.

Herrumbre localizada

La herrumbre del acero dulce (acero de construcción, no inoxidable) puede manchar el acero inoxidable. Las partículas de hierro generadas por soldaduras, limaduras, virutas etcetera impiden la natural pasivación del acero. De esta forma se genera la herrumbre, que en los casos más graves puede volverse en “pitting”, o sea corosión localizada.
Para quitar estas manchas existen productos específicos. En alternativa puedes utilizar una solución al 10% de ácido fosfórico; luego limpia con amoníaco diluido y enjuaga. Puedes también intentar con una solución de ácido oxálico, siempre enjuagando bien.
Una manera un poco más drástica para quitar las manchas de herrumbre en zonas limitadas es de lijar con papel de lija fino. Te aconsejamos hacer una prueba en una zona no visible para estar seguros del resultado. Si el acero tiene un acabado satinado, lija en la misma dirección. No utilices lana de acero si no es de acero inoxidable. No utilices papel de lija que haya sido utilizada antes para lijar acero de construcción.

como limpiar acero inoxidable

Para no hacer publicidad, no hemos mencionados nombres de productos, sino sólo su tipología. Preguntale a tu comerciante de confianza. Los detergentes deben ser utilizados según las indicaciones del productor, respetando al medio ambiente y a las normas de seguridad. No utilices solventes y sustancias que liberan gas en ambientes encerrados.

No utilices objetos afilados o puntiagudos que puedan dañar las superficies. No uses sustancias abrasivas o que contienen cloro como la lejía. Antes de limpiar con sustancias agresivas, haz una prueba en un punto no visible. Si utilizas cepillos de metal, deben ser de acero inoxidable para evitar contaminaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Main Menu

Abrir chat
¡Chatea con un ejecutivo!
Hola
¿En qué podemos ayudarte?